Aunque a las parejas que me contratan no les interesa demasiado la técnica, sino el resultado final, me gusta escribir en este blog artículos técnicos que desvelen las técnicas que utilizo trabajando. No solo para que la propia pareja sepa como trabajo, también para ayudar a aquellos videógrafos que estén comenzando a dar sus primeros pasos en el mundo de las bodas.

Y hoy les toca el turno a los filtros ND.

¿Qué es un filtro ND?

Un filtro ND (neutral density) es un filtro neutro (no aporta color) que reduce la entrada de la luz al sensor de nuestra cámara y se utilizan en fotografía para realizar distintos efectos creativos, como por ejemplo las masas de agua sedosas o para capturar movimientos dentro de una fotografía. Se podría decir que es como ponerle unas gafas de sol a nuestra cámara.

En fotografía utilizamos varios parámetros para determinar la correcta exposición, pero nos vamos a centrar en dos de ellos, la velocidad de obturación y el diafragma.

El diafragma es la apertura con la que haremos nuestra fotografía. Cuanto más abierto esté el diafragma, más luz entrará al sensor de nuestra cámara y la profundidad de campo será menor, simplificándolo mucho, tendremos menos parte enfocada de nuestra fotografía.

La velocidad de obturación es la velocidad a la que se hace la fotografía. Cuanto más lenta sea esta velocidad, más luz entrará a nuestro sensor, pero, por el contrario, no se congelarán los movimientos.

Jugando con estos dos parámetros conseguiremos una correcta exposición de nuestra fotografía. Pero ¿qué ocurre si queremos por ejemplo utilizar una velocidad de obturación muy baja, para reflejar el movimiento y un diafragma muy abierto para tener muy poca profundidad de campo? Que, si no queremos que nuestra fotografía esté completamente quemada, utilizaremos un filtro ND.

filtro nd variable
filtro nd variable

Los filtros ND en vídeo.

La grabación de vídeo presenta algunas peculiaridades con respecto a la fotografía y la principal de ellas es que NO podemos utilizar cualquier velocidad de obturación.

Una de las cosas que dan a las grabaciones con cámaras réflex o sin espejo ese aspecto cinematográfico es el desenfoque de movimiento. Se trata de un tipo de desenfoque que se produce cuando el movimiento no es totalmente congelado por la velocidad de obturación que se está utilizando, dando una sensación de fluidez y dinamismo a la escena.

En vídeo se considera imprescindible tener desenfoque de movimiento para tener una imagen realista y cinematográfica, por lo que se usa la ley de los 180º, en la que la velocidad de obturación en una cámara réflex o mirrorless viene dada por los fotogramas por segundo a los que estemos grabando. Simplificando mucho, y aunque no todo el mundo está de acuerdo, hay que grabar al doble de velocidad de obturación que los FPS a los que grabas.

Siguiendo la ley de los 180º a veces nos encontraremos con situaciones en las que, a pesar de cerrar el diafragma al máximo, nuestra escena aparecerá completamente quemada, como en el caso de que estemos haciendo una grabación en exteriores al sol.

En este caso utilizaremos un filtro ND para reducir la entrada de luz, poder mantener la velocidad de obturación y utilizar la apertura de diafragma que queramos de manera creativa.

Tipos de filtros ND.

En fotografía se suelen utilizar filtros ND fijos, es decir, restan una determinada cantidad de luz. Estos pueden ser cuadrados o redondos, en función de nuestros gustos y necesidades. Los filtros redondos se roscan directamente al objetivo. Los filtros cuadrados son más cómodos a la hora de cambiar muchas veces de filtros, pero necesitaremos un porta filtros acoplado al objetivo.

En el caso del vídeo, ni uno ni otros resultan demasiado cómodos, ya que la luz de las escenas variará en función del lugar donde nos encontremos.

Filtros ND variables.

Los filtros ND variables son filtros redondos que se roscan al objetivo y que disponen de un anillo para ir cambiando la opacidad y, por tanto, la cantidad de luz que entra en nuestra cámara. Nos permiten variar su opacidad en función de nuestras necesidades y son realmente cómodos de utilizar.

A la hora de utilizar los filtros ND variables, tanto en fotografía como en vídeo, hay que tener en cuenta un aspecto importante: el filtro debe ser de muy buena calidad. Un filtro de mala calidad restará nitidez a nuestro objetivo y lo más importante, y en ocasiones problemático de corregir, producirá dominantes no deseadas en nuestra escena.

Por tanto, si haces vídeo, como si tienes intenciones de iniciarte en el mundo de los vídeos de boda, uno de los accesorios imprescindibles es un buen filtro de densidad neutra variable. Permitirá que controles el flujo de luz en todo momento, sin variar la velocidad de obturación