Vídeos de boda

Durante mucho tiempo los vídeos de boda han sido el patito feo del mundo audiovisual. Eran largos, aburridos y con un estilo que dejaba mucho que desear. Sólo se daba importancia a la fotografía, siendo el vídeo un complemento que se incluía en un paquete y que no estaba todo lo cuidado que merecía.

Por suerte esto ha cambiado. Un vídeo de boda tiene importancia por si mismo. Es tan importante como una buena fotografía y refleja un momento muy especial para una pareja.

Al fin y al cabo, es la película de vuestra boda.

Leer más

¿Qué hago?

Responder a la pregunta ¿qué hago? es fácil: Hago lo que más me gusta y lo que mejor se me da hacer: vídeos. Y estoy especializado en  reportaje social, en vídeos de boda. ¿También hago otras cosas?  La verdad es que si. Hago vídeos de todo tipo. Pero la inmensa mayoría de mis trabajos son vídeos de boda. Me gusta hacerlos y darles mi toque personal para que os emocionéis al verlo.

Me encargo de todo el proceso para obtener el mejor resultado.  Desde  la grabación a la edición  prestando atención a cada detalle. Y al final de todo esto os entregaré algo bonito. Bonito por fuera y bonito por dentro para que tengáis el mejor de los recuerdos.

Estilo

Los tiempos cambian. El mundo audiovisual ha evolucionado, así como las formas de ver y compartir contenidos. Por supuesto que los vídeos de boda también lo han hecho. Si se puede describir mi estilo en una única palabra sería cinematográfico

Me gustan los detalles, los planos cortos y las imágenes que llegan, que dicen algo a quien las ve. Intento hacer una película, vuestra película, capto los momentos esenciales de vuestro día.

En definitiva hago vídeos que queráis ver una y otra vez.